Espunis in Japan

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors
Portada » CURIOSIDADES » Cultura y Sociedad » Budismo y Sintoísmo

Budismo y Sintoísmo

¿Te has preguntado alguna vez por la rica diversidad de religiones que conforman el paisaje espiritual de Japón? Japón es un país con una rica herencia cultural y dos de las religiones más prominentes en el país son el budismo y el sintoísmo.

Estas prácticas, distintas pero armoniosas, han coexistido durante más de mil años, moldeando la herencia cultural y las tradiciones espirituales del país.

Budismo

El budismo se introdujo en Japón en el siglo VI y desde entonces se ha convertido en una parte integral de la cultura japonesa. Fue traído a Japón desde China y Corea (a través de India) y rápidamente ganó popularidad entre la clase gobernante.

Con el tiempo, el budismo en Japón ha evolucionado en diversas ramas y tradiciones, cada una con sus propias prácticas y creencias únicas. La religión enfatiza la importancia de la meditación y el Sendero Óctuple para alcanzar la iluminación. Los templos budistas se pueden encontrar por todo Japón y a menudo los visitan personas que buscan paz interior y guía espiritual.

Buda - Templo Tōdai-ji en Nara
Buda – Templo Tōdai-ji en Nara

El Sendero Óctuple

El Sendero Óctuple es un conjunto de directrices destinadas a ayudar a las personas a alcanzar la iluminación y a la liberación del sufrimiento. Consiste en ocho pasos o prácticas interconectadas que se deben seguir en un orden secuencial.

Estos pasos son: comprensión correcta, pensamiento correcto, hablar correcto, actuar correcto, modo de vida correcto, esfuerzo correcto, atención correcta y concentración correcta.

Cada paso se basa en el anterior, y juntos forman un camino completo hacia el desarrollo espiritual y la liberación.

Comprensión correcta: Este paso implica comprender las Cuatro Nobles Verdades, que son el fundamento de las enseñanzas budistas. Implica ver el mundo como realmente es, sin engaños ni distorsiones.

Pensamiento correcto: Este paso implica tener las intenciones y motivaciones correctas, como renunciar a los deseos mundanos y cultivar la compasión y la bondad.

Hablar correcto: Este paso implica hablar con sinceridad y amabilidad, evitando expresiones dañinas como mentir, chismorrear o hablar con dureza.

Actuar correcto: Este paso implica actuar de forma ética y moral, evitando acciones dañinas como matar, robar o participar en conductas sexuales inapropiadas.

Modo de vida correcto: Este paso implica ganarse la vida de manera ética y sin dañar a los demás.

Esfuerzo correcto: Este paso implica hacer un esfuerzo constante para cultivar cualidades positivas como la atención plena, la concentración y la compasión.

Atención correcta: Este paso implica ser consciente de los pensamientos, sentimientos y entorno en el momento presente, sin juicio ni distracción.

Concentración correcta: Este paso implica desarrollar la capacidad de enfocar la mente y alcanzar estados profundos de concentración a través de la meditación.

El Sendero Óctuple a menudo se representa como una rueda, donde cada paso representa un radio en la rueda y el camino completo conduce hacia el centro, que representa la iluminación.

Rueda budista del Dharma
Rueda budista del Dharma

Estas directrices no están pensadas para seguirse en un estricto orden lineal, sino más bien como un conjunto de pautas interconectadas que trabajan juntas para ayudar a las personas a alcanzar la iluminación.

Siguiendo el Sendero Óctuple, las personas pueden cultivar cualidades positivas y superar hábitos y tendencias negativas, lo que finalmente conduce a un estado de paz interior y liberación del sufrimiento.

Ramas del budismo en Japón

El budismo en Japón se caracteriza por diversas ramas y tradiciones, como el budismo zen, la Tierra Pura, Nichiren y Shingon. Algunas de las más comunes son:

Tendai: es una rama del budismo Mahayana que fue fundada en Japón en el siglo IX. Esta es la forma más grande y diversa de budismo, y se practica principalmente en Asia Oriental, incluyendo países como China, Japón y Corea. Enfatiza el concepto de la compasión y la idea de que todos los seres tienen el potencial de alcanzar la iluminación.

Zen: es una rama del budismo Mahayana introducida en Japón en el siglo XII. Esta es una forma de budismo que se practica principalmente en Japón, pero también en otras partes de Asia Oriental. Enfatiza la práctica de la meditación y la atención plena, y es conocida por su estética minimalista y su enfoque en la experiencia directa.

Jodo: es una rama del budismo de la Tierra Pura que se fundó en Japón en el siglo XII. Es una forma de budismo que se practica principalmente en Asia Oriental, incluidos países como China, Japón y Corea. Enfatiza el culto al Buda Amitabha y la consecución del renacimiento en la Tierra Pura.

Nichiren: es una rama del budismo Mahayana fundada en Japón en el siglo XIII. Enfatiza el Sutra del Loto y el canto de la frase «Nam-myoho-renge-kyo» como un medio para alcanzar la iluminación.

Shingon: es una rama del budismo Vajrayana introducida en Japón en el siglo IX. Esta forma de budismo enfatiza el uso de mantras, mudras y prácticas de visualización para alcanzar la iluminación. Se practica principalmente en Japón.

Estas son solo algunas de las principales ramas budistas de Japón, aunque también existen muchas otras ramas y cultos más pequeños. Cada rama budista tiene sus propias prácticas y creencias, y se practican en distintas partes del mundo. Sin embargo, todas comparten el objetivo común de alcanzar la iluminación y la liberación del sufrimiento.

Estatua de un monje
Estatua de un monje

Sintoísmo

El sintoísmo, por su parte, ha permanecido prácticamente inalterado a lo largo de los siglos, con sus prácticas y creencias profundamente arraigadas en la cultura y la historia japonesas.

Se cree que el sintoísmo es la religión autóctona de Japón y hace hincapié en la importancia de vivir en armonía con la naturaleza y todos los seres vivos, considerando que todo lo que hay en el mundo natural es un kami o dios.

Los rituales sintoístas suelen incluir purificaciones, ofrendas y oraciones a los kami. Algunos rituales comunes incluyen lavarse las manos y la boca antes de entrar en un santuario, inclinarse y aplaudir para mostrar respeto y ofrecer comida o sake a los kami. 

El sintoísmo ha tenido una influencia significativa en la cultura y la sociedad japonesas, y muchos aspectos de la vida japonesa siguen estando influidos por estas creencias y prácticas. Por ejemplo, muchas bodas y otras ceremonias japonesas incorporan rituales sintoístas. 

Los santuarios sintoístas, como el emblemático Fushimi Inari, dedicado al Dios Inari del arroz, se encuentran en todos los rincones de Japón y suelen ser visitados por personas que buscan bendiciones para sus familias y negocios. Aquí encontrarás kitsune (zorros), considerados mensajeros de Dios, y experimentarás el poder sobrecogedor de estos lugares sagrados.

Fushimi Inari Taisha
Fushimi Inari Taisha

Festivales sintoístas (matsuri)

Los festivales sintoístas, o matsuri, son una parte importante de la adoración sintoísta y se celebran durante todo el año para honrar a los kami y celebrar los cambios de estación. Algunos de los festivales más importantes son: 

Setsubun: es un festival que se celebra el 3 de febrero para marcar el comienzo de la primavera. Durante el festival, la gente arroja semillas de soja asadas para alejar a los malos espíritus y atraer la buena suerte para el próximo año.

Hina matsuri: también conocido como el Festival de las Muñecas, se celebra el 3 de marzo para celebrar la salud y felicidad de las niñas. Las familias exhiben un conjunto de muñecas que representan al emperador, la emperatriz y su corte, y ofrecen alimentos y sake a las muñecas.

Tanabata: es un festival que se celebra el 7 de julio para celebrar el encuentro de dos amantes, representados por las estrellas Vega y Altair. La gente escribe deseos en tiras de papel y las cuelgan en ramas de bambú, disfrutando de comidas tradicionales y fuegos artificiales.

Obon: es un festival que se celebra a mediados de agosto para honrar a los espíritus de los antepasados. Las familias limpian y decoran las tumbas y ofrecen comida y bebida a los espíritus. Las danzas Bon, que son danzas tradicionales realizadas en círculo, también son una parte popular del festival.

Shichi-Go-San: se celebra el 15 de noviembre para celebrar el crecimiento y bienestar de los niños. Los niños de tres a cinco años, y las niñas de tres a siete años, visitan santuarios sintoístas vestidos con ropa tradicional y reciben bendiciones de los kami.

Temizuya en Kioto
Temizuya en Kioto

Los festivales sintoístas están abiertos al público y muchos japoneses participan en ellos como una forma de conectar con su herencia cultural y expresar su devoción a los kami. Ofrecen la oportunidad de celebrar los cambios de estación, honrar a los antepasados y buscar buena fortuna y bendiciones para el año venidero.

Los visitantes de Japón también pueden participar en estos festivales y experimentar las tradiciones y costumbres únicas de la adoración sintoísta. Muchos festivales también incluyen alimentos tradicionales, música y bailes, lo que los convierte en una forma divertida y festiva de conocer la cultura japonesa.

 

Principales diferencias entre el budismo y el sintoísmo

Entonces… ¿cuál es la diferencia exactamente? Bueno, el sintoísmo es animista (creencia que considera que todas las cosas, incluidos los objetos inanimados, poseen un espíritu o alma) y politeísta (culto a múltiples deidades), mientras que el budismo es monoteísta (culto a una sola deidad) y tiene reglas y doctrinas establecidas que guían las creencias y prácticas de sus seguidores. Estas doctrinas se remontan hasta Buda, también conocido como Siddhartha Gautama.

Los festivales sintoístas celebran los cambios de estación y honran a los kami, mientras que los festivales budistas honran a los antepasados y rezan por su bienestar.

Además, los santuarios sintoístas suelen ser estructuras sencillas ubicadas en entornos naturales, mientras que los templos budistas suelen ser estructuras grandes y ornamentadas ubicadas en áreas urbanas.

Santuario Itsukushima en Miyajima
Santuario Itsukushima en Miyajima

2 en 1

A pesar de sus diferencias, el budismo y el sintoísmo han coexistido en Japón durante siglos y se han influenciado mutuamente de diversas maneras. Ambas religiones ponen un gran énfasis en el concepto de pureza y tienen una profunda conexión con la naturaleza.

Sin embargo, el budismo se centra más en la iluminación individual y la consecución del Nirvana, mientras que el sintoísmo pone un fuerte énfasis en el culto a los antepasados y al mundo natural.

Muchos japoneses practican ambas religiones simultáneamente, y no es raro ver templos budistas y santuarios sintoístas ubicados cerca uno del otro.

Estatuas de deidades budistas en el templo Daisho-in, Miyajima
Estatuas de deidades budistas en el templo Daisho-in, Miyajima

Viajar a Japón

Como visitante que ha experimentado la belleza y serenidad de los templos budistas y la tranquilidad de los santuarios sintoístas, puedo decir que ambas religiones tienen un profundo impacto en la cultura y sociedad japonesas.

Incluso si no te consideras una persona religiosa, puedes beneficiarte de las tradiciones pacíficas y prácticas de las religiones japonesas. El budismo y el sintoísmo ofrecen formas únicas y significativas de explorar la espiritualidad en Japón. Estas prácticas pueden ayudar a las personas a cultivar la atención plena, reducir el estrés y encontrar la paz interior.

Tanto si te interesan las prácticas pacíficas del budismo Zen como los festivales vibrantes del sintoísmo, las tradiciones espirituales de Japón ofrecen una fascinante mezcla de prácticas antiguas y modernas para quienes buscan explorar su rica herencia cultural.

Suscribirse
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión.x
Scroll al inicio